Desde que V y yo nos planteamos ser padres, en nuestra cabeza había un niño. No tenemos ningún motivo, pero era lo que nos imaginábamos. Luego llegó la beta positiva y tuve el feeling de que aquel embrión que me habían puesto era una embriona. Tuve esas 6 semanas hasta que llegaron los resultados del test prenatal para mentalizarme de que podía ser una niña. No era lo que siempre habíamos tenido en mente pero era guay igual. Tendríamos que devolver todo lo que nos regalaran en rosa, pero era guay igual. Le descoseríamos todos los lazos y todos los volantes de la ropa, pero era guay igual. Intentaríamos que no fuera ni dócil ni princesa, pero sería guay igual. Luego llegó el mail con los resultados y volvimos a la casilla de salida: era un niño.

Nuestra ilusión desde el principio contrastó con la decepción más absoluta con gran parte de la gente de nuestro alrededor, preferiblemente mujeres de a partir de cierta edad. “Ah, un niño… Bueno, bien, ¿no?”. Pues claro, señora. De puta madre, un niño es de puta madre. Los casos más extremos han sido un par de conversaciones que han comenzado con un “¿Ya sabes el sexo'” y ha terminado con un “Pues bueno, lo importante es que venga bien” cuando he explicado que sí, que es un niño. Y yo me pregunto, ¿es necesario empezar a condicionar las cosas antes de que nazcan? Me flipó la definición de MomProject en Twitter: ‘Sexismo Fetal’ y, al fin y al cabo, eso es.

Las razones del genero humano ‘señoras’ para considerar que soy una apaleada de la vida por estar esperando un niño son de este nivelazo de profundidad:

  • Las niñas hacen más compañía y más caso a su madre (no estoy de acuerdo, pero bueno)
  • No puedes emperifollar tanto aun niño (obviamente nunca lo dirán con estas palabras)
  • Tienes más cosas en común con una niña (¿Yo? ¿Con una niña del siglo XXI? I don’t think so)
  • A las niñas les encanta ir de compras con sus madres (Pues si a sus madres les gusta tanto ir de compras como a mí, apañadas van las pobres)
  • Una niña te ayuda más en casa (¡¡¡WTF WTF WTF!!! Las tareas domésticas y las responsabilidades en casa son iguales para hombres y mujeres, al menos en esta microfamilia de la que formo parte)
  • Las niñas son más dóciles y te necesitan más (Si las hacemos dóciles, lo son, claro. Yo de dócil tengo lo justito y no me perdonaría nunca educar a una niña para que acabe comportándose como una damisela en apuros)

Ninguna de estas razones me convence para pensar que tener una niña es mejor que tener un niño, por lo que suplico al género ‘señora’ que se invente razones realmente de peso y no se dedique a crear ya prejuicios y sexismo desde incluso antes de nacer. Ahora que recuerdo, me dieron una razón positiva para tener un niño: “te saldrá más barato que una niña” y yo me quedé ojiplática. A las niñas les gusta más la moda, claro. ¿Y si el niño sale piragüista, le mola la vela, quiere ser piloto de karts o montar en pony? ¿Y si es un frikazo como su padre y necesita todo tipo de artilugios para programar robots? ¿Estamos diciendo que a una niña hay que consentirle todos sus caprichos princesiles y a los niños negarles cualquier malgasto que propongan? Todavía me quedan dos meses para dar a luz y ya me enciendo con estas cosas. Dame paciencia, señor…

Ya me jode que se polarice y se condicione todo desde antes de nacer. ¿Por qué cojones tiene que ser todo azul o rosa? Nosotros no hemos comprado nada azul bebé para el niño (tampoco es que hayamos comprado casi nada…) y la idea que llevábamos para la habitación era la misma fuera niño o niña, cambiando los toques en amarillo que tendrá esta por toques en turquesa. Otro de los comentarios ‘de señora’ es el clásico: “Llévalo de azul o la gente no sabrá si es un niño o es una niña”. Bueno, ¿y qué? ¿Tenemos que ir marcando ya las diferencias desde tan pequeños? A lo mejor porque mi feminidad la he definido yo misma a lo largo de los años y no he necesitado seguir los cánones del género ‘señora’, me chirría tanto toda esta tontería…

La foto es de la habitación de mini V, en blanco y gris. Los mismos colores, repito, que hubiera tenido en el caso de ser una niña.

You Might Also Like

4 Comments

  1. Mamá Pingüino

    agosto 20, 2017 at 8:28 pm

    A la gente se le va mucho la cabeza. Fijate, yo siempre quise niño. Al quedarme embarazada todo cambio y entre en la fase de “me da igual, que venga sano”. Cuando me dijeron que era niño me emocione. Pero justo igual que lo hubiera hecho siendo niña. No me gustan las etiquetas. No me gusta el rosa para niña y el azul para niño, porque? No hay mas colores? Cuando voy de compras miro las secciones de niño y niña y siempre le compro algo catalogado como de niña, que es tan unisex como todo lo catalogado de niño. Me da igual que lleve un detalle rosita. Me da igual si mi hijo quiere jugar con camiones o con muñecas. Mejor que quiera jugar con las dos cosas. En cuanto a las razones que argumentas de porque la gente prefiere niña, coincido contigo punto por punto en todo lo que has dicho. Yo tampoco le he comprado nunca nada condicionado por el hecho de ser un niño y su habitación es de mil colores. Exactamente igual que si hubiera sido una niña.

    1. senseandinfertility

      agosto 21, 2017 at 8:40 am

      Totalmente de acuerdo contigo. Y mira que ahora, a medida que voy mirando cosas, me cabreo más. Entras en cualquier web y ves ‘recién nacido niño’ o ‘recién nacido niña’. ¿No puede haber recién nacidos y punto? Parte de mi entorno está un poco horrorizado. “¿Por qué lo estás comprando todo gris y blanco? Con lo monos que están los bebés de azul”. Grrrrrrrrrrrrr

  2. Virginia

    agosto 21, 2017 at 9:02 pm

    A mis 9+6, le hemos visto hoy un atisbo de pene en la eco. Rápidamente comentarios “Bueno,sea lo q sea se les quiere” “Si luego da igual” “Que venga bien,es lo importante”
    Pero parece que te tienen q consolar… Me parece súper descorazonador,la verdad.
    Por un lado me da pena q el mundo suponga a mi niño más rudo y menos necesitado de conversación,cariño,mimos,por otro lado me la sopla: mi niño será como quiera ser e intentaré darle todo lo que necesite!!!

    1. senseandinfertility

      agosto 22, 2017 at 9:21 am

      Toda la razón. Nuestros hijos serán lo que quieran ser y no lo que les ‘impongan’ desde antes de nacer incluso!

Leave a Reply